domingo, 22 de abril de 2012

CAPITULO IV, LA MUERTE DEL CHACAL

La muerte del Chacal.


Los aztecas lo habían llamado Tonatiu, porque era el español más rubio de todos, su barba crecida y su pelo crespo, le daban la apariencia de un sol. Pero además de ser el más blanco, también era el más  cruel, despiadado, temible, un verdadera fiera sin sentimientos de piedad, se contaban por cientos, las mujeres que habían sido violadas por aquel chacal. Había sido el lugarteniente de Hernán Cortez durante la conquista de los aztecas, su nombre, Pedro de Alvarado.

Este maldito se sentía invencible, miraba a los indios como si fueran insectos a los que podía matar simplemente pisándolos con fuerza. Por eso cuando supo de la rebelión de los caxcanes, fue a hablar directamente con el Virrey, Antonio de Mendoza, para pedir permiso he ir a redimir a esa bola de rebeldes, le dijo al virrey, que le diera un par de semanas y los volvería mansos y mensos como todos los que ya habían sido conquistados.

El Virrey le dijo,
__NO es conveniente que vayas ahora, es tiempo de lluvia y no te imaginas lo difícil que es cazar a los caxcanes en esta época. Se vuelven invisibles.

__¡aaaaah!, que pueden hacer una bola de indiecillos, si vencimos a los aztecas, si he andado en las selvas de Guatemala, si nadie se ha opuesto a mi espada, que pueden hacerme esa bola de desarrapados.
Ignorando el consejo del virrey, Alvarado reunió un ejército conformado con tlaxcaltecas, michoacanos y españoles.

En Moyahuac hizo su primer campamento y desde ahí preparo su estrategia.


Tenamaxtle en Nochixtlan, mandó llamar a los caciques que lo apoyaban, entre ellos Tencuitlatl y les habló con mucha preocupación.

__ Lo que les voy a decir seguro ya lo saben todos ustedes. Un gran ejercito de hombres blancos han llegado a nuestro territorio. Las noticias que me han llegado es que en  Tonalá mataron a más de cien de los nuestros y conforme van caminando van quemando nuestras casas y violando nuestras mujeres. Me informan que su jefe es el mismo Tonatiu, al que tanto le temen nuestros hermanos aztecas, el hombre de pelo de sol. Los pocos aliados aztecas que tenemos, dicen que una verdadera fiera, que no le entran las flechas y las piedras rebotan de su piel porque también es de piedra. Hermanos zacatecos, chichimecas, tezoles, Mi deber como guerrero guía, es informarles que frente a este hombre, solo conoceremos la derrota porque es invencible, tiene muchos carrizos de los que lanzan fuego, y sus cuchillos no se quebran como los nuestros. Sin embargo les diré cual es mi pensar, yo luchare hasta la muerte, yo nunca volveré a ser un esclavo de los blancos, ya trabaje labrando su tierra, plantando su caña y escavando la tierra para que saquen caca de los dioses, yo no quiero que tampoco eso hagan mis hijos, antes que eso, prefiero morir. Yo los invito a que juntos luchemos, pues es mejor morir peleando que escavando la tierra sin probar de sus frutos. Sin embargo si alguno de ustedes tiene miedo, puede retirarse.
Tencuitlatl se incorporo y habló

__Primero quiero decir que no es bueno que nos llamemos tezoles, zacatecos o chichimecas. Todos estamos luchando por lo mismo, por no ser esclavos. Yo he sabido que ese que llaman Tonatiu, ha dicho que viene a humillar a los caxcanes, y cree que con eso nos ofende, pues yo digo que ese nombre esta bien, porque no les damos de lo nuestro, no hay, no tengo….por eso yo sugiero que de hoy en adelante nos llamemos todos LOS CAXCANES,,,, una sola tribu.
La sugerencia de Tencuitlat  fue aprobada con una serie de aullidos. Luego continúo.
__Miren que el sol no es invencible. Con un solo dedo lo puedo tapar, muchas veces se ha visto, que en plena luz del dia, la luna puede matarlo. Este Tonatiu tampoco es invencible. El se siente fuerte en su bestia de cuatro patas. Yo le pido al gran Tenamaxtle, que me permita a mis guerreros y a mí, concentrarnos solamente en ese pelos de pitahaya de órgano, pelos de temachaca vieja, cara de panza de bagre, cara de huevos de venado. Nosotros nos podemos concentrar solo en el, mientras todos los demás luchan contra el resto. Pido ese favor al gran Tenamaxtle, o en su defecto, morir junto con los demás antes de ser esclavos.
__Es buena tu sugerencia Tencuitlatl. Te la apruebo, tu gente y tu, solo se dedicaran a un solo hombre, a ese hijo del Dios sol.
__No, a ese hijo de una zorra con jiricua.
__Bien, tenemos la ventaja que ellos no conocen nuestro territorio, nosotros nos podremos esconder en los tacotales, atrás de los frijolillos, los empujaremos a los huizcolotales o a los arroyos crecidos, el rio solo nosotros sabemos en donde se puede pasar con facilidad ahora que viene crecido. Nuestro campamento lo tendremos en el cerro del Mixtón, pero nuestra primer lucha será en el cerro de las ventanas. Y que los escribanos dibujen los códices, con un niño sentado en el cerro con un puñado de flores.

Alvarado no se imaginaba la trampa que le estaban tendiendo. Escondidos entre los arbustos, miles de indios caxcanes lo esperaban con todo su armamento.
El hijo del sol se sorprendió que en ninguno de los pueblecillos por los que iva pasando encontraba gente. De Moyahuac siguió rio arriba, pero las chozas que encontraba estaban abandonadas. Paso por Contitlán, y fue lo mismo.
Un poco mas adelante, Tencuitlatl, estaba con un grupo de guerreros, haciendo como que estaban pescando. Los guías de Alvarado también los miraron  y al momento  corrieron a avisarle a su general, este de inmediato azuzó a sus soldados.
Tencuitlatl y su gente, como si tuvieran mucho miedo, corrieron mientras gritaban asustados. Todo el ejército de Alvarado corrió tras ellos. Los caballos eran veloces, mucho mas que los hombres, pero no en donde hay hizcolotes y huizaches porque ahí fue que corrieron aquel grupo de guerreros. Llegaron a las faldas del cerro de las ventanas, corrían a todo lo que daban sus piernas, los caballos no avanzaban entre aquellos arbustos espinudos, entonces mandaron por delante a el ejercito de tlaxcaletecas y michoacanos. Antes de llegar a la ladera empinada del cerro, Tencuitlatl y los hombres que llevaban se metieron en un tacotal y desaparecieron como por arte de magia. De repente y sin saber de dónde, miles de flechas empezaron a surcar el cielo, para encajarse en la carne morena de los indios que seguían a los españoles. No sabían ni contra quien peleaban porque no miraban nada. Para cuando Alvarado en su caballo llego a con ellos, cientos de sus seguidores estaban muertos y otros se retorcían con dolores de agonía.

__Era una trampa. Pronto, pronto, preparad los cañones. La artillería disparaba sin ton ni son, ni sabiendo a quien. Alvarado estaba desesperado, no miraba a nadie, de repente una piedra golpeo su armadura, después de aquella piedra decenas más de ellas le llovían.

__A mí, a mí, ayudadme que me atacan, a mi todo mi ejercito, protegedme…algunos españoles corrieron a protegerlo, pero no estaban tan cubiertos como el y pronto caían desmallados por tanta piedra que les lanzaban
Luego  todas las piedras se concentraron en el caballo del general. Aunque también estaba protegido, no resistió tanto y en una de esas se escucho como una de sus patas se quebraba.
El general rodo por el suelo.
__Un caballo, dadme un caballo, pronto…Santo Santiago, venid a ayudarme, o Cristo crucificado…
Alguien le dio un caballo y lo monto al momento.
La mayoría de los indios que lo seguían, asustados porque no sabían c0n quien peleaban huyeron despavoridos. Al mirar que sus aliados huían Alvarado tomo la cobarde decisión, igual que la noche aquella en que los aztecas estuvieron a punto de matarlo.
__Retirada, retirada,,, huid, huid,,,
Le dio vuelta a su corcel y sin importarle la suerte que corrieran sus soldados se puso a salvo el mismo. No paró hasta que llego a la iglesia de Moyahuac.
Poco a poco empezaron a llegar los pocos hombres blancos que quedaron, y después algunas decenas de indios, de los miles que llevaba…

__Vámonos, vámonos de aquí, a mi que me importa si los caxcanes no quieren pagar tributo, o que no quieren trabajar, aquí no tienen oro, yo no sé qué demonios ando haciendo aquí, vámonos.
No hubo manera de hacerlo reaccionar, aquel cobarde huía como gallina asustada. Se sentía muy adolorido, aunque las piedras pegaban sobre la armadura y su yelmo, las piernas las tenía muy adoloridas, así como las manos.
Tenamaxtle no ordeno la persecución, a pesar que Tencuitlatl se la sugirió.
__No valiente guerrero de Xochilpilli, Tonatiu va derrotado, no volverá jamás.
__ Con el respeto que me mereces gran Tenamxtle, no confiemos nunca, Te pido me permitas ir tras el y seguir luchando, solo iremos algunos de mis guerreros y yo, para que no quedes desprotegido.
__Puedes ir valiente Tencuitlatl.
Sin perder tiempo, una docena de caxcanes, tan valientes como el, corrieron siguiendo a los españoles que huían. Ya llevaba un plan, de tal manera que desde la madrugada había mandado que con copal de piedra taparan la salida de las abejas de diez guarichos de los que ellos cuidaban para la miel. Con ellos cargando siguieron a los cobardes. Adentro de los guarichos se escuchaban las abejillas enojadas/
Fue  al subir la sierra con rumbo a Yahualica. Alvarado no iba protegido con su armadura, caminaban despacio, la cuesta era empinada y difícil, solamente el montaba a caballo, los demás iban a pie,

De repente escucharon delante de ellos un grito de guerra. Ahí estaba Tencuitlatl, con una gola gigante en las manos.
__A él, a él , disparadle, matadle__ Ordeno el general, pero antes que prepararan los mosquetes, se miraron volar hacia ellos aquellas misteriosas bolas. Tronaron, miles y miles de abejillas furiosas salieron de ellas. Un guaricho golpeo la cabeza del caballo que montaba Alvarado, el Zumbido y las abejas lo asustaron. El caballo reacciono y sin medir consecuencias empezó a reparar en la ladera de tal modo que no guardo el equilibrio y se vino abajo. Alvarado cayó junto con el,. El caballo se incorporo, pero no el jinete, que ciego se tapaba la cara porque muchas abejillas lo estaba picando, por eso no vio cuando el caballo se le abalanzo y lo pisoteo en el pecho. El llamado Tonatiu quedo sofocado, pedía auxilio pero nadie lo escuchaba. Para evitar las picaduras y como no podía correr, se rodo ladera abajo. Se detuvo en una roca, abrió los ojos, un indio estaba parado junto a el.

__Anda animal, ayúdame, no ves que estoy herido, ayúdame.
El indio sonrió y le dijo.
__Siempre he dicho, el sol se puede tapar con la mano, el sol puede morir en mis manos.
Al instante lo reconoció, era el mismo que estaba frente a el con la bola extraña, haciendo un esfuerzo supremo, Alvarado se arrodillo y llorando como una mujer suplico.
__No me mates, no me mates, quiero volver a España, no me mates y te doy lo que quieras.
Algunos de sus compañeros españoles escucharon aquello y no lo podían creer, su general suplicando. Corrieron a auxiliarlo, por eso alcanzaron a ver cuando aquel indio caxcán, con su macana levantada en lo alto, la dejo caer con fuerza sobre el hombre mas rubio de la nueva España, Ya no pudo rematarlo porque miro que corrían hacia el y tuvo que huir, Pero cuando llego con sus compañeros les dijo.
__De ese golpe se muere, pero si no es así, los seguiremos y en la primer oportunidad lo remato.
No hubo necesidad de eso, el llamado Tonatiu, el sanguinario Pedro de Alvarado, no alcanzo a llegar con vida a la nueva Guadalajara, porque lo mato, el cacique de Xochilpilli, Tencuitlatl.

El regreso feliz a contárselo a Tenamaxtle, celebraron con mucha alegría, pero no se imaginaban que aquello apenas comenzaba, pues un hombre con mucha inteligencia, pronto prepararía el mas grande de los ejércitos de la nueva España, para ir a luchar contra los caxcanes.

FRANCISCO RODRÍGUEZ LÓPEZ

sábado, 14 de abril de 2012

CAPITULO III, MATAN AL RECAUDADOR DE XOCHIPILLI


La tarde que Tencuitlatl mató al recaudador de Xochilpilli, se reunieron con él, además de los otros caciques, una gran cantidad de indios caxcanes que huyeron de las haciendas donde trabajaban, para unirse a la rebelión. Se habían dado cuenta de que los blancos no eran invencibles.
Tenchitlatl le habló a la muchedumbre, contándoles que él hacía mucho tiempo había descubierto que los blancos morían fácil, y que su carne era desabrida. Entonces les narró la ocasión aquella, cuando mató a un fraile que traía con el, una mona muy bonita, blanca, rubia, de ojos azules a la que llamaba virgen y que era la madre de todos nosotros. Eso irritaba a Tencuitlatl. ¿Cómo una diosa blanca podía ser su madre? eso nunca. Él era moreno, como su verdadera madre, como su padre. Aquella diosa que llamaban virgen, seria madre de ellos, pero no de los tezoles.
También les contó que aquel fraile les hablaba de un Dios que murió crucificado, y él se reía, ¿cómo crucificar un Dios? y cuando todos los que lo escuchaban que él se reía, también los demás indios  se reían, entonces el fraile chiflaba y de alguna parte se aparecía aquella bestia de dos cabezas, eso que llamaban caballo y santo Santiago, el caballo blanco y el Santo Santiago con una máscara muy fea y corría llevando en una mano una vara de frijolillo y con ella golpeaba a los tezoles que se reían, o los que no se querían dejar que el fraile les echara agua en la cabeza y les pusiera otro nombre, después  volvía a correr y desaparecía, entonces el fraile les gritaba que si no se callaban volvería la bestia de dos cabezas y los volvería a golpear. Entonces se quedaban callados y se dejaban echar agua en la cabeza. Así que el Santo Santiago no apareció precisamente de las llamas cuando quemaban los pueblos
Un día  Tenchitlatl no estaba de humor, cuando le avisaron que por la ladera del cerro de las ventanas, iba el fraile, que cuatro indios cargaban su mona blanca y que en los terreros del arroyo estaba escondido la bestia de dos cabezas.. El cacique llamó a sus mejores  flecheros y les dio instrucciones, luego bajó la ladera para encontrar al fraile.
__ ¿Qué quieres? __ Le dijo molesto, un esclavo azteca le tradujo
__ Vengo para que te bautices animal,  a  enseñarte la fe en Cristo, a redimirte de tus pecados, a darte una oportunidad de que conozcas el cielo
__ Vete, no te necesito, ni a tu Diosa tampoco, yo tengo la mía.
__ No sabes lo que dices, híncate ante tu madre, porque ella es madre de todos nosotros. Híncate o ella, la virgen te castigará. Llamará a Santo Santiago y el de dará de azotes.
__ No tengo miedo, ni a tu diosa tampoco, y para que veas te lo demuestro.
Sin agregar más, con su macana, de un salto se puso junto a la esfinge de la virgen y de un certero golpe le arrancó la cabeza, luego de otro un brazo y finalmente de otro la derribó del pedestal en que la llevaban,
Aquello provocó un caos entre los indios que seguían al fraile y el fraile mismo, los indios convertidos lloraban asustados y mientras recogían los despojos de la esfinge no dejaban de besarla. El fraile con rabia empezó a gritar.
__ ¡Santo Santiago, Santo Santiago, ven, ven, auxilio!
De repente apareció la bestia de dos cabezas. Tencuitlatl sintió mucho miedo, a aquella bestia si le tenía miedo, pero ya había dado órdenes. El jinete dirigió el caballo a donde él estaba, iba con la vara de frijolillo en lo alto, pero los guerreros ya tenían sus órdenes. Decenas de flechas surgieron en el aire y varias de ellas se incrustaron en el cuerpo del hombre y del caballo, antes de llegar con el cacique cayeron en total agonía. Tencuitlatl sonrió triunfante, la bestia no era inmortal. El fraile gritó asustado y quiso huir, pero el cacique mucho más ágil, de un salto se puso junto a él y con un certero golpe de su macana desmayó al santo varón, luego la turba se abalanzó sobre los sirvientes que seguían al fraile y también los mataron. Tencuitlatl dio una orden.
__ A la bestia de dos cabezas, hay que enterrarlos, a los demás, a comérnoslos.
Cuando ni el fraile, ni el supuesto Santiago volvieron al campamento, el capitán de aquella región dio órdenes de buscarlos. Salieron diez soldados españoles. Al no encontrarlo, se llevaron a Tencuitlatl preso, como no tenían pruebas en su contra de nada decidieron llevarlo hasta la ciudad de México para que lo juzgara el propio fray Juan de Zumárraga.
Por muchos días caminaron para llegar a la gran Tenochtitlán. Tencuitlatl sintió tristeza, todo estaba destruido, ya no había palacios como cuando siendo niño había ido con su padre a conocer al gran Moctezuma y llevarle de regalo una quiligua de coztacuales.

 Miles de indios trabajaban haciendo casas como le gustaban a los blancos.
Lo llevaron directo a con el tal Fray Juan de Zumárraga. Era invierno, hacía frío, sin embargo llegaron hasta un jardín en donde hombres que vestían como el fraile que él había matado, cuidaban de unas plantas espinudas que estaban llenas de flores de muchos colores. También había indios como él, pero vestidos con calzoneras de una tela blanca, solo de  ropa de indio, traían sus ayates y calzaban huaraches.
__ Que pasa hijo __ Preguntó aquel que llamaban ilustrísimo padre fray Juan de Zumárraga, a el soldado que llevaba al cacique de Xochilpilla.
__ Padre, como ya le habrán llegado noticias, fray Martín ha muerto víctima de los naturales, y como vuestras órdenes han sido que traigamos ante su merced a todo sospechoso, desde la nueva Galicia hemos traído a este indio, que al parecer sabe que fue lo que ha pasado con nuestro hermano.
__ O Dios, que difícil es hacer entender a estos animalitos. Es con esa sangre de mártir con la que hemos de lavar todos sus pecados. Fray Martín era un santo, el mismo había formado la imagen de nuestra señora de la Nueva España y con ella evangelizaba a estas bestias. Se sentía tan orgulloso de su obra, que nosotros mismos mandamos hacer mas imágenes pero  la verdad es que estos animales no la respetan, prefieren sus demonios de  piedra, Dos nos perdone y los perdone también.-- Pasa a ese animal  a ver que nos cuenta.
Tencuitlatl fue pasado ante Fray Juan de Zumárraga y por medio del traductor hablaron así.
__¿ Tú sabes qué pasó con   Fray Martín?
__ Si, lo mataron por ahí, luego lo desnudaron y sobre una hoguera fue arrojado su cuerpo, se le puso sal  y después fue devorado.
__ ¡O Dios mío! Pero ¿Por qué?
__ porque él decía que una diosa que él traía era nuestra madre, y eso no era verdad
__ Claro que es verdad, es la madre de Cristo y de todos nosotros.
__ ¡No mía! Mi madre no es blanca y de pelos amarillos como de elote, mi madre es morena como yo, de pelo negro como la noche. Me ofende que me digas que ella es mi madre. Mi madre no usa vestidos como tu diosa, mi madre es humilde
__ Pero que ignorante, acaso no tienes temor de nada.
__ Tenía temor de Santo Santiago, pero porque él se aparecía, por eso, pero en mi cerro murió su poder, en el cerro no hace nada ni la diosa ni Santiago,,,, el Cerro de las Ventanas es más poderoso.
__ Pero que bruto eres  indio, no entiendes lo que es la virgen, ella aunque sea blanca es nuestra madre.
__ Mía no, ni de los tezoles,,,, mía no, mi madre es morena,
__ No seas necio, ella, ella…Oh Dios mío,,,, espera, espera un momento…mmmmm,,,, a ver, a ver, tu madre es morena, Santiago le temían porque se aparece, el cerro tiene poder,,,, vamos a ver, vamos a ver.
Fray Juan de Zumárraga se desentendió del cacique de Xochilpilli y caminó entre los rosales, el indio fue tras él.
__ Morena, apariciones, en un cerro, que sea humilde… eso, eso los convencería, no una virgen blanca,
Levantó la cabeza y miró al joven artista que blanqueaba una de las paredes del monasterio, en donde haría unos murales. Zumárraga lo llamó,
__ Marcos Aquino, ven acá.
El joven llegó
__ Necesito una obra de arte, algo parecido a la santa concepción, pero debe ser morena.
__ ¿En el mural o en oleo?
__ No, en una tela humilde, algo así como…como…¡si! ya se, un ayate, Juan Diego, ven acá.
__ Mande su merced,
__ Dame tu ayate.
__ Hace frío.
__ No importa, dámelo, y dime, ¿hay algún cerro que conozcas?
__ Como no su merced, el cerro del Tepeyac…
__ Bien, pues escúchame esto, vas a ir con todos tus conocidos, y les vas a contar que esta madrugada cuando tu venías para acá…
El reverendo guardó silencio al mirar a Tencuitlatl que lo miraba sin entender palabra.
__ Y tu que estás mirando, vete de aquí, regresa a tu bendito cerro de las ventanas, y agradece que gracias a ti se me ha ocurrido una buena idea, que si resulta tú y todos como tú van a conocer a Dios nuestro señor. Y a lo mejor un día hasta a este bruto lo convierten en santo….anda vete, largo de aquí.
Tencuitlatl les siguió contando a los suyos sobre aquella vez que se comieron al fraile y como hasta los Santiagos podían morir. Que no se creyeran de el agua que echaban en la cabeza.. Entonces un viejo brujo pidió permiso para hablar. Los caciques se lo permitieron. El viejo brujo dijo así.
__ Los hombres blancos dicen que es pecado poseer a una mujer que no sea tu mujer y que con eso moriremos. Yo les voy a demostrar que eso es mentira. A todo aquel que ya le hayan puesto agua en la cabeza, para que se borre eso y sea de nuevo un tezol, un chichimeca o un verdadero caxcán, yo le presto a mi mujer, para que así estén en pecado y volver a ser hombre libre.
Al decir esto, el viejo brujo palmó tres veces y de una cueva salió una mujer muy hermosa, sonriente, completamente desnuda y extendiendo los brazos invitó a todos aquellos bautizados que quisieran vivir en pecado gozando de su cuerpo…
El alboroto fue generalizado, hasta los indios no bautizados se prepararon para la orgía…de ahí apareció la costumbre de que el viejo brujo ofrecía a su vieja, para que sus hermanos olvidaran el bautismo…
Mientras ellos celebraban aquella fiesta de placer, por el rumbo de Ixtlahuacán, se acercaba aquella fiera que daría inicio con la guerra del Mixtón, el más cruel, el más carnicero, y lo malo es que nadie lo esperaba.

FRANCISCO RODRÍGUEZ LÓPÉZ

lunes, 9 de abril de 2012

CAPITULO II, LA CONQUISTA DE LOS CAXCANES

LA CONQUISTA DE LOS CAXCANES.
Después de la conquista de los aztecas, los españoles sienten tanta confianza en ellos mismos, que deciden conquistar todo el nuevo territorio, pues descubren que aquellas tierras son el cuerno de la abundancia.
Es a Nuño Beltrán de Guzmán, a quien se encomienda la conquista del occidente, hombre ambicioso y sin escrúpulos, que por medio de la violencia reduce a los naturales de las tierras que va a dominar.
 Pero los chichimecas no resultaron una pieza fácil de digerir. Entre ellos, había un grupo especial que se hacían llamar Los Tezoles. Descendientes directos de los aztecas y guardianes de los tesoros, vivían a lo largo del cañón de Juchipila, principalmente en lo alto y a las faldas del Tlachialoyantepek, aquel cerro que en castellano, por su traducción del náhuatl y por las líneas que se miraban en uno de sus barrancos los españoles lo llamaran. El cerro de las Ventanas.

Fue precisamente ahí que se libró la primer batalla contra Nuño de Beltrán y sus tropas tlaxcaltecas y michoacanas. En esa primer batalla murieron cientos de Tezoles, pero a pesar de la derrota, el punto quedó fijo, nunca serían conquistados, a pesar que durante diez años vivieron en supuesta armonía.

Luego de eso llegaron los encomenderos y los recaudadores, se inició la fundación de las ciudades de Xalpa, Xochipilli y Moyahuac, por lo que los españoles necesitaban de la colaboración de los naturales y de sus recursos tanto de trabajo como comida.

Fue en una de las cuevas, que muchos años mas tarde se le llamara la cueva de Montoya,  el cacique de Xochilpilly llamado  Tencuitlatl, al mirar que el recaudador subía con mucho sacrificio la cuesta del cerro de las Ventanas para irles a robar la comida, que inmediatamente mandó esconder su maíz, sus coztacuales secos, su carne de venado, su sal y encendió una fogata y sobre de ella puso una vasija con agua y algo de quelites. Cuando el recaudador llegó hasta con él y por medio de un traductor le exigió le entregara  lo que tuviera de comida. El indio tezol le señaló la vasija con quelites.
__¡No indio! __ Le gritó el español __Quiero tu carne, maíz, oro si lo tienes.
__ Caxcan__ Con tranquilidad le respondió el tezol
__ Dame lo que tengas
__ Caxcan
Ni siquiera volteaba a verlo, solo respondía muy tranquilo, caxcan. Sus compañeros que estaban cerca de la cueva, al escuchar la respuesta empezaron a reír y a gritar al mismo tiempo, __¡Caxcan, caxcan, caxcan!
__¿Que significa caxcan?__ Le pregunto el recaudador al traductor
__ No tengo, no hay, ¿De dónde te doy?
__Mi   caxcan, mmmmmm, dile que no le creo.
El chichimeca tezol, siguió diciendo, caxcan, caxcan.
Rendido el recaudador siguió a la siguiente cueva, cuando pidió la contribución aquel otro indio respondió en tono burlesco__ Caxcan, caxcan….

Ese día el recaudador bajó del cerro con las manos vacías. Para ese momento la acción de aquel indio tezol, ya se sabía en todo el poblado de Chiricuita, Contitlán, Xochilpilly y Atemajac y un poco más de tiempo en Nochixtlan, Teocaltiche, el Teul, Tlaltenango y todo el territorio Chichimeca, de tal manera que en cuanto se iba acercando el recaudador, los dueños de las casas le empezaban a gritar __ ¡Caxcan, caxcan! __ Y fue una manera muy tranquila de quitarse a aquellos  pediches. Aunque eso les hizo ganarse ese mote, los caxcanes. Los valerosos CAXCANES.

Sin embargo eso hizo que los dueños de haciendas les tomaran mas odios, eso y que eran muy rebeldes para trabajar en minas y parcelas, menos aun en las construcciones de iglesias y casas de los blancos, por lo que eran vejados y goleados constantemente.
Por eso nacieron las guerrillas. Tenamaxtle en Nochixtlan, ya había sido bautizado y conocía la lengua de los españoles, le habían otorgado el nombre de Francisco.

El mismo indio que inventara decirle caxcan al recaudador, Tencuitlatl,  fue también quien reuniera a una gran cantidad de brujas en el cerro de las Ventanas, para que hicieran un gran arrelaque en contra de la religión católica y sus frailes. Eso llamó la atención de otros caciques indios y un día decidieron unirse para luchar contra aquellos hombres blancos y crueles.

Fue en el cerro de las Ventanas  aquella reunión. No sabían que hacer exactamente, seguían temiendo a los hombres blancos y sus caballos. Tenamaxtle habló. Frente a todos los caciques caxcanes

__ Hace muchos años, en este  lugar mágico, en donde nos esperan los príncipes Macaco y Mapila, en este cerro que tiene ojos, en donde hay una puerta que abre a el agua de nunca envejecer. El príncipe Macaco me lo dijo: Tú serás general de todos los nuestros cuando estos ambiciosos nos traten igual que a nuestros hermanos aztecas. Tú habrás de luchar por la libertad, porque el hombre ha nacido para ser libre, no esclavo de otro hombre, y has de hacer lo que se tenga que hacer.

__¿Y qué podemos hacer? __ Preguntó Don Diego, un cacique zacateco ya bautizado.
__ Matar, solo matar__ respondió tranquilo Tenamaxtle.
__ Ellos dicen que tienen un Dios poderoso, y una Diosa bonita.
__ Eso no importa__ Gritó colérico Tencuitlatl __ Yo les voy a demostrar que su Dios no es más poderosos que mi mano.
Y sin agregar mas, corrió cerro abajo seguido por los otros caciques, corrió sin parar al lugar en donde construían el convento de Xochilpilla, se detuvo frente a las paredes y ahí gritó, por el grito salió el recaudador.. Tencuitlatl se le acercó sonriente,  y mientras decía __Caxcan, caxcan….__ levantó su arco, puso una flecha y sin más la lanzó atravesándole el cuello,
Con aquello los otros caciques tomaron valor y empezaron a gritar y a lanzar flechas contra toda persona blanca que miraban, De inmediato los blancos restantes corrieron a esconderse tras las paredes del convento, mientras miraban que eran liberados sus esclavos y ardían sus casas  y el techo de la iglesia, luego empezaron  a llorar y a pedirle a Santo Santiago que los protegiera. Dice la leyenda, que algo surgió de entre las llamas, algo parecido a un hombre montando un caballo blanco con una espada en la mano, con la cual golpeaba a los caxcanes. Leyendas iguales se escucharon en Moyahuac, Huiscolco, Atemajac, y otros lugares….Leyendas, solo leyendas. Lo bueno estaba por venir, en la guerra del Mixtón.

jueves, 5 de abril de 2012

CAPITULO I, HISTORIA FANTÁSTICA DE EL REMOLINO

Historia Fantástica de El Remolino

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Novela escrita por: Francisco Rodríguez López.

comentarios y sugerencias: caxcan@elremolino.com.mx 

 


Capitulo I, HISTORIA DE EL REMOLINO.

Parado a la orilla de aquel precipicio, el príncipe Macaco contemplaba el vallecito que había a los pies de aquel cerro. Un valle pequeño porque a solo varios tiros de flecha, desde las faldas del cerro en donde él se encontraba, empezaban las faldas de la sierra. Ahí era en donde miraba fijamente, como queriendo descubrir algo o a alguien.
Los mensajeros iban y venían, en el gran Nochixtlan, los hombres_bestias, blancos y barbados, los mismos que habían derrotado a sus hermanos aztecas, ya estaban en Nochixtlan y hacían sus casas tumbando las de sus hermanos chichimecas, decían que ahí construirían algo que se llamaría La Nueva Galicia.
Eso hacían allá y el príncipe Macaco sabía por los mensajeros que estos mismos hombres blancos planeaban bajar la sierra para  buscar mas tierras que conquistar.
Los aztecas algunos años antes, mandaron mensajeros pidiéndoles   ayuda, pero al saber que aquellos hombres destruían todo lo que encontraban a su paso, incluyendo sus ídolos, Macaco y otros líderes de la región, habían decidido proteger a los suyos, enterrándolos, por eso él estaba ahí, supervisando como miles de indios chichimecas cargaban tierra de el valle para con ella enterrar sus ídolos y su centro ceremonial, el mas hermoso de todos, ese lugar de dioses, construido por una generación ya desaparecida, por aquellos que partieron de aquel lugar llamado Aztlán y llegaron ahí  al cerro de las siete cuevas, el centro ceremonial Xochilpilli.

Mapila, su esposa, la princesa de las estrellas, se acercó a él y mientras le tocaba el hombro con tranquilidad le dijo.
__Ya es tiempo mi señor. Los altares han sido cubiertos y solo quedan los dos tronos en donde tu y yo vamos a vivir eternamente cuidando a nuestros dioses.
__Ya voy señora, solo quiero que este ixpolotl de nakatl mire por última vez la belleza del valle en donde hemos sido príncipes y tanto amor nos han dado nuestros hermanos.
__Así es señor mío, pero no estés triste, nuestro destino es quedarnos resguardando a nuestros dioses y la entrada de la puerta que se abre solo cada ueitosostli, a la ciudad en donde esta el agua que hace que nunca se envejezca….
__No estoy triste mi señora, se cual es mi destino, y aquí estaremos hasta que encontremos al elegido, alguien con sangre chichimeca, para que venga y le vuelva a dar luz a nuestro centro ceremonial, ciudad de los dioses, vivienda de nuestro señor de las flores.
__Entonces déjame también estar contigo, contemplar por última vez este valle que nos viera nacer. Mira hacía allá, en dirección a donde se mira el rayo que nos trae la lluvia…ahí esta Amoxochitl, ahí mi nantli me trajo al mundo y mi tajtli me heredo para ti o señor de Chiricuita.
__Así es…Mi tajtli, el gran mistli era señor de Apotzol, pero luego dejo alli a su  ikniujtli y se vino a Chiricuita, para reinar la gran Xochitpilli y sus pequeños reinados…Pero aquí, en tlachialoyantepek, en donde viven nuestros dioses, solo somos señores tú y yo,,, por eso nos quedaremos a resguardarlos hasta que un hijo de nuestra sangre venga a sacar nuestros dioses al sol,,,,
En ese momento, un hombre viejo envestido en una túnica blanca de algodón, se acercó a ellos y sin levantar la vista les dijo.
__Mi muy amados señores, solo vengo a decirles que los señores de Teul, Tlaltenango, Teocaltiche y Nochiztlan, ya están aquí para la ceremonia anunciada.
__Vamos hombre viejo y sabio, nuestros invitados nos esperan.
Macaco empezó a caminar y Mapila y el viejo y sabio detrás de él. Aun en ese entonces, aquella explanada estaba adornada por escalinatas y callejuelas que daban a la pequeña pirámide de los sacrificios. Todo a su rededor eran paredes de laja de piedra negra. La subida a la planicie era una larga escalinata y todo lo demás tenía la figura de una pirámide enorme ayudada por la naturaleza misma del cerro. Un cerro apartado de la sierra por el cause de un río, un montículo que se distinguía desde largas distancias por las ventanas emplastadas con estucos de colores, esas ventanas que  tapaban unas cuevas a mitad del barranco y que  servían como protección para los vigías. Aquel era un cerro lleno de magia, pues entre los naturales se decía que ahí estaba una puerta que se abría solamente un día del año y quien entrara ahí y bebiera del agua de su fuente viviría mil vidas sin dolora alguno.
Macaco caminó sobre la tierra recién depositada para tapar su centro ceremonial. Solo quedó una escalinata abierta, al fondo, como si fuera una cueva, dos tronos de piedra.
Los miles de hombres que acarreaban la arcilla desde el valle dejaron de circular, solamente sobre la planicie quedaron unos veinte hombres, entre ellos los señores de los reinos vecinos. Con una reverencia y gran respeto saludaron a Macaco y a Mapila. Fue  Macaco  quien empezó a hablar.
__Mi agradecimiento es grandes, nobles señores por servir como testigos para la ceremonia que efectuaremos el día de hoy…Es por todos sabido que ya han llegado hasta nuestro territorio los hombres que son bestia, los que tienen dos cabezas, los que se separan o se unen en las batallas, los que han derrotado a nuestros hermanos aztecas y ahora están construyendo algo que llaman Nueva Galicia, en nuestro gran Nochixtlan. Aquí el señor de Nochixtlan y su hijo Tenamaxtle, nos acompañan y no me dejan decir mentira. Ellos saben que esos hombres son ambiciosos, solo quieren caca de los dioses y nosotros no tenemos, solo tenemos nuestro orgullo,,,,y eso nadie nos lo quita. Por eso hemos decidido esconder nuestro mayor tesoro, nuestros dioses, antes que ellos los descubran y nos los maten…pero eso no será lo único que haremos, también pelearemos hasta la muerte, jamás seremos esclavos como nuestros hermanos aztecas, antes daremos nuestras vidas a nuestros dioses…escucha esto perfectamente pequeño Tenamaxtle, tu vas a ser el general de nuestros ejércitos, y has de morir, antes de ser esclavo….nuestra nación no fue creada para vivir en la humillación.
Luego tomando la mano de Mapila siguió diciendo
­­__Nosotros nos quedaremos aquí, a resguardar nuestro lugar sagrado y al pasar de los años seremos nosotros quien busquemos al elegido y que  traiga de nuevo nuestros dioses a la luz del sol.
Dos sacerdotes acercaron dos braceros ardiendo y sobre ellos echaron copal de piedra, luego quemaron un puñado de costacuales, un puñado de semillas  de pithaya y finalmente un puñado de temachaca, todo eso para que a sus príncipes nunca les faltara la comida.
Ninguno de los presentes expresó palabra alguna, Macaco sin soltar la mano de Mapila empezó a descender por la escalinata hasta los tronos que estaban al final de esta y con mucha tranquilidad cada uno tomo uno de ellos, luego escucharon como el viejo y sabio llamó a algunos hombres que pusieron lajas grandes sobre la entrada aquella, finalmente se procedió a dejar pasar de nuevo a los hombres que traían tierra en sus quimiles y así, poco a poco fueron rellenando aquel hueco hasta quedar totalmente cubierto. Luego siguieron trabajando de día y de noche para cubrir lo antes posible todo su centro ceremonial.
Tenemaxtle regresó con su padre a Nochixtlan, a mirar como los hombres blancos seguían destruyendo sus casas para construir lo que ellos llamaban catedral, misión y convento. En su mente no dejaban de resonar las palabras del príncipe Macaco….tu serás el general de los ejercitos, el orgullo es lo único que nos queda al final,,  Tenamaxtle se lo juró a si mismo, el jamás dejaría que los blancos humillaran a su pueblo, no mientras él tuviera vida….